Cuida lo que dices a tus hijos

Y es que ser padres es una tarea difícil, donde el error más mínimo “te agarra en la bajadita”, para pasarte factura más tarde. Por esa razón es importante cuidar lo que tus hijos escuchan de ti desde pequeños, porque cuando sean grandes, comprobarás si dejaste huellas o cicatrices en ellos.

Te quiero contar una historia:

Érase una vez una mamá que tenía dos hijos, hembra y varón, al varón por ser su primer hijo le dedicó más tiempo, más amor, le enseñaba con paciencia aprender de sus lecciones del colegio, le motivaba siempre, cada segundo le reconocía sus cualidades, le acompañaba a todas las prácticas de fútbol y asi lo apoyó a lo largo de su vida a cumplir sus metas, a no tener miedo y mucho menos a decaer; este niño como le habían afianzado su seguridad desde pequeño, tenía siempre buenos resultados en las cosas que iba desempeñando, por supuesto con errores y desaciertos pero de la mano de sus papás, especialmente de su mamá; cosa que con la hembra quién era la menor no fue aplicado.

A esta niña desde pequeña le dedicaron menos tiempo, le peleaban todo lo que hacía, le regañaban y castigaban por cualquier cosa y lo más grave es que le comparaban con su hermano mayor para descalificarla. Cada vez que ella intentaba hacer algo le criticaban y le decían “tú no eres buena en eso, entiende que no naciste para el baile” además le repetían a diario que era muy floja, que lo que sabía hacer bien, era comer y engordar y que si seguía así, jamás se iba a casar porque ningún hombre se iba a fijar en ella; que no servía para nada, etc, etc.

Así fue creciendo, con heridas verbales sin sanar, con miedo a atreverse porque podía conseguir la crítica de sus padres o peor aún, estaba sujeta a la comparación desmedida con respecto a su hermano y pare de contar un sin número de ofensas que esta niña recibió a diario .

Estos padres la verdad no tenían idea del daño que habían generado en la hembra.

Te cuento ahora la realidad de estos hermanos:

El varón formó su hogar, ha cumplido las metas que se ha propuesto, hoy día es atleta profesional, goza de seguridad y confianza en sí mismo, tiene aspiraciones y visiones de ir por más cosas en la vida, disfruta el tener amigos y le gusta las cosas buenas, mientras que la hembra está llena de complejos, no se enfoca en absolutamente ninguna meta, no tiene novio, el sobrepeso es su carta de presentación, no terminó ninguna carrera en la Universidad, vive en depresión y lo más triste es que resiente de sus papás.

¿Ahora yo te pregunto algo a ti que estás leyendo estas líneas, crees tú que el resultado de estos hermanos es producto de lo que escuchaban de sus padres desde pequeños?

Te dejo aquí algunos tips que he aprendido cómo mamá para evitar dejar cicatrices en los hijos:

⭐️ No le compares con nadie.

⭐️ Evita castigarlo por todo.

⭐️ No le ridiculices.

⭐️ Constrúyele una autoestima fuerte.

⭐️ Apláudele su esfuerzo

⭐️ Valórale objetivamente; es decir si hizo una exposición bien pero no llevó su lámina, déjale saber que aunque se desenvolvió muy bien y se sabía toda la lección, para la próxima vez debía ser más cuidadoso y no olvidar su material de apoyo.

⭐️ Cuida el verbo que uses a diario con el / ella.

⭐️ Escúchalo y no le descalifiques.

Nos vemos la próxima semana

Te envío Besitos Empalagosos 👄 👄 👄